el mago del cuento

el mago del cuento
ilustración de "Biblioteca de Lastanosa" (Francisco Meléndez y Justo Núñez). Ediciones de la Torre. Madrid, 1995

elpajarolibro.blogspot.fr

elpajarolibro.blogspot.fr
mi principal blog

martes, 2 de abril de 2013

Un cuento gratis... y ecológico

LA FAMILIA ESPANTAPAJAROS




En los primeros días del verano, el granjero colocó un espantapájaros en medio del campo de trigo. Los pájaros se fueron, pero no las pájaras, y el granjero colocó una espantapájaras.

Durante el invierno las aves emigraron hacia tierras cálidas y los dos espantajos, que no tenían nada que hacer, pasaban el tiempo conversando. Pronto comenzaron a hacerse regalitos: una hoja de hiedra todavía roja, una brisa tibia o un botón de las viejas chaquetas que cubrían sus cuerpos de paja.

El romance acabó en casamiento y ya para la primavera había un espantapajaritos.

El granjero estaba muy contento porque ahora ni pájaros, ni pájaras, ni pichones le comerían la cosecha.

Pero ¿quién puede prever el comportamiento de espantapájaros que han tenido la ocurrencia de enamorarse y constituir familia?

Las complicaciones empezaron cuando los tres espantajos decidieron ahuyentar de los sembrados solamente a los pájaros gordos. Como a la semana todos los pájaros se habían puesto saludablemente delgados, la tierra del granjero se convirtió en tierra de nadie, es decir, en tierra de todos... los pájaros.


Enfurecido, el granjero expulsó a la familia de Espantapájaros. Y ellos, obligados por el hambre, pidieron limosna en el camino. Los primeros en socorrerlos fueron sus antiguos protegidos los pájaros.

Decidido a resolver el problema de una vez, el granjero se compró una escopeta de caza. Y a la familia Espantapájaros la amenazó con una pavorosa antorcha.



Esta historia hubiera terminado trágicamente de no ser porque al pueblo cercano llegó una compañía de teatro ambulante. Gracias a la mediación de un lorito que hacía números de ventriloquia, los espantapájaros fueron contratados como marionetas y se fueron a correr mundo.

Cuando creció, el Espantapajaritos estudió en una de las mejores universidades, fundó un partido ecologista y fue elegido a las Cortes, donde hizo aprobar una ley contra quienes persiguen a los pájaros.

texto e ilustraciones: Joel Franz Rosell


Tomado de Los cuentos del mago y el mago del cuento. Ediciones de la Torre. Madrid, 1995 y 2005
Otra versión de este cuento puede ser leída en Sopa de sol y otros juegos de la imaginación. Tinta Fresca. Buenos Aires, 2011.


mi primera máquina (1975-1979)

mi primera máquina (1975-1979)
biblioteca martí, santa clara, cuba, 1993
Comencé a escribir a mano, claro. Primero con lápiz (usaba los de dibujo, de mina muy dura, para no tener que estar sacando punta continuamente; así comencé a gastarme la vista y a los 15 años ya usaba gafas -"espejuelos" decimos en Cuba- de aumento). Luego pasé a los por entonces escasos bolígrafos. Cuando a mediados de los años 1970 quise comenzar a compartir mis escritos con los colegas de taller de escritura o presentarlos a premios literarios, comencé por acudir a alguna colega o amiga mecanógrafa. Una bibliotecaria de Sala Juvenil de la Biblioteca Provincial de Santa Clara tecleó mi primera novela (que ilustré... a mano, claro) y mandé al Premio UNEAC 1977. Pero mis obras eran largas y ella tenía mucho trabajo. Así comencé a teclear yo mismo en la Underwood de la foto: una máquina prehistórica, pero muy bien cuidada y de tipos redondos.
Fue al año siguiente que un amigo mexicano que partía de vacaciones, me dejó su moderna máquina portátil. En ella aprendí a teclear según las reglas del arte y mecanografié mi segunda novela, por primera vez de la primera a la última letra.
De mis máquinas posteriores no guardé ni el recuerdo de una foto, y tampoco de la máquina electrónica que utilicé durante mi estancia en Brasil '1989-1991) ni de mi primer ordenador, un Compaq portable que me acompañó 8 años. Pero esta ya es otra historia, porque en él comencé a escribir directamente sobre un teclado; abandonando para siempre la versión manuscrita previa y el enojoso mecanografiado ulterior
Lo dicho; esa es otra historia.

traducido a persa, hindi, coreano, tamul, catalán y tantos otros

traducido a persa, hindi, coreano, tamul, catalán y tantos otros
Olinda, la bella durmiente fue mi primer artículo publicado en el Correo de la UNESCO, me procuró traducciones a decenas de lenguas... en las que a veces ni siquiera supe separar mi nombre del título del artículo

Datos personales

Mi foto

Nací en Cruces, centro de Cuba y me gradué en Humanidades en la Universidad Central. Publiqué mi primer cuento, mi primer dibujo y mi primer artículo a los 19 años. Mi primer libro, El secreto del colmillo colgante salió de las prensas a fines de 1983. Seis años después dejé el país para residir en Brasil, Dinamarca, Francia, Argentina y de nuevo Francia. Soy escritor, crítico e ilustrador de libros infantiles. He publicado una veintena de libros en España, Francia, Brasil, Portugal, varios países de América Latina, etc.
NE A CUBA JE QUITTE MON PAYS EN 1989 POUR LE BRESIL PUIS LE DANMARKE, LA FRANCE, L'ARGENTINE ET DE RETOUR EN FRANCE. AUTEUR, ILLUSTRATEUR ET CRITIQUE DE LIVRES POUR LA JEUNESSE J'EN AI PUBLIE UNE VINGTAINE EN FRANCE, ESPAGNE, AMERIQUE LATINE ET AUTRES PAYS

Seguidores